A modo de reflexión: Curas, ¿qué curas cuando te subes en tu bici?

Montar en bicicleta trae muchos beneficios para la salud, está
comprobado científicamente, no importa la edad que tengas.
Cuando he montado bicicleta pienso en esos beneficios y quedo
contento, ya sea porque estoy ejercitando mi cuerpo y, además
de todos estos; me estoy divirtiendo, me he levanto y lo primero
que hago es ver si el recorrido que tengo para el día de hoy lo
puedo hacer en bici, porque hay lugares a los que se me dificulta
llegar, por el gran esfuerzo que tengo que realizar, por lo demás mi
bicicleta es mi medio de transporte en la ciudad.

Mucho cuidado usted, por hacer bien, hace mal.

Recuerdo una noche de sicleada los miércoles, salimos todos bien
relajados de Carlos E Restrepo como es acostumbrado, el recorrido
muy tranquilos y próximos a llegar a una de las estaciones de
hidratación, de un momento a otro una compañera del recorrido
se desmayó, así de repente, se le bajo el azúcar, se callo de su bici,
afortunadamente estaba alguien cerca y suerte que no estábamos
en una avenida muy concurrida, se podrán imaginar el susto que
pasamos, son cosas que no avisa, sucede y listo, por esto cada uno
debe ser conscientes del segundo punto de nuestro decálogo que
dice: ” Si tienes problemas de salud, guarda tu bici”.

Si estás muy débil lo más recomendable es no hacer grandes
esfuerzos y largos trayectos en bici. Son más los beneficios que
los perjuicios de montar en bicicleta estos empiezan a apreciarse
con los primeros 20 minutos de pedaleo. Sin embargo, lo ideal,
es montar en bicicleta tan a menudo como puedas, Cuanto más
tiempo dedicas a la bicicleta más ventajas vas acumulando. No hay
más que decir: “En bici la vida es más alegre”, mientras mi energía
positiva nadie derrumba, recuerdo un hombre tímido que se me
acerco mientras esperaba la señal para continuar, aprieta mi brazo
y dice:

-amigo ¡he dejado de montar en bici y últimamente me he sentido
enfermo!

Quede impávido sin saber que decir al escuchar ¡últimamente me
he sentido enfermo!

Le dije: mire señor el antídoto natural, es este; (la bici)
mostrándosela, baje de mi bici, asustado me miro, al ver que se
la ofrecía para que montara y sin más subió a ella, ¡al parecer no
era de hace mucho que había dejado de montar! Pues al instante
sintió una gran alegría, deje que percibiera y sintiera la sensación
de libertad. Rodo y rodo, no escuche más palabras de ese hombre
hasta bajar de la bicicleta, su sonrisa era insaciable, lo vi en su
rostro, un movimiento y solo dijo ¡Amigo al parecer has descubierto
el antídoto que olvide! Seguiré enganchado a los pedales… esa es la
solución a todos mis males.

El señor continúo su recorrido, paso la calle y, yo quede congelado
en ese instante. ¡Seguí como nómada descubriendo la cuidad en mi
bici! Transmitiendo a alegría a todos los que me ven montado en
ella.

PEDALEANDO POR MEDALLO

LOMA ARRIBA LOMA ABAJO

Por: El Bob

2 thoughts on “A modo de reflexión: Curas, ¿qué curas cuando te subes en tu bici?

  1. el mejor antidoto contra la deprecion, una bici y un par de amigos para rodar por la ciudad. gracias bob por rodar con nosotros y darnos tu alegria y reflexion.

Comentarios cerrados