Primera vez…

¡Si existiera un mundo de solo bicicletas tendríamos tarjeta de propiedad en la billetera!

¿Cuándo fue la primera vez que te pararon en un operativo de la Secretaría de Movilidad para pedirte documentos de tu bicicleta? Pues bueno, te quiero contar que nunca me han detenido en los doce años que llevo rodando en la ciudad. La única bicicleta que tengo con tarjeta de propiedad es una bicicleta plegable; las otras dos ni factura ni recibo tienen.

Al ver que detuvieron a un ciclista y le retuvieron su bici, decidí buscar la tarjeta de propiedad y guardarla en la billetera por precaución, y al encontrarla me doy cuenta de que se borró toda la información de la tarjeta.

Recuerdo un artículo de Gabriel García Márquez en el periódico El Espectador del 26 de octubre 2012, donde describe de una manera maravillosa el aumento del uso de las bicicletas en la capital: “En los alrededores de los parques, menores de edad atraviesan la vía pública en bicicleta. Y algunos, no mayores de cinco años y sin acompañante a la vista, se lanzan por entre los automóviles en triciclos. Algunas de esas bicicletas no tienen matrícula. La mayoría de sus conductores —incluso los niños de los triciclos— no tienen licencia para conducir. En el parque Oskar, del barrio Santa Fe, un niño sin licencia conducía un triciclo sin licencia, por la mitad de la calle. El vehículo no era de su propiedad; le había sido alquilado en una agencia a razón de treinta centavos por cada cuarto de hora”.

Bueno, hoy en Twitter el alcalde de la ciudad de Medellín, Federico Gutiérrez, nos sorprende con un tuit que inmediatamente retuitiamos cientos de ciclistas y apasionados por este vehículo, y que muchos tuvimos que leer más de dos veces para entender si aprobaba o por el contrario desaprobaba tal accionar de los agentes: “Sentido común. Sentido común. La ciudadanía espera nuestro apoyo y acompañamiento. Foco en lo importante. Necesidades en seguridad y movilidad es lo que tenemos por toda la ciudad. Esto no puede pasar. @sttmed @PoliciaMedellin“.

Volviendo al artículo de García Márquez, continúa: “Han decomisado alrededor de 300 vehículos por las siguientes causas: a) bicicleta sin placa, b) conductor sin licencia, y c) tránsito por la zona prohibida y sin licencia”.

De parte de la Secretaria de Movilidad esperamos campañas educativas, y que si se trata de una manera de controlar el hurto de bicicletas esta esté acompañada de información abierta a toda la ciudadanía. Pero la pregunta es: ¿con qué ánimo se hacen este tipo de controles? Si no tiene el documento de identidad es una cosa, pero retener la bicicleta por no portar la factura de compra debe ser debatible.

Es importante que los biciusuarios tengamos claro que existe la ley 1503 del 2011, que define lineamientos generales en educación, responsabilidad social empresarial y acciones estatales y comunitarias para promover en las personas la formación de hábitos, comportamientos y conductas seguros en la vía, y en consecuencia, la formación de criterios autónomos, solidarios y prudentes para la toma de decisiones en situaciones de desplazamiento o de uso de la vía pública, ley que al parecer no se aplica y es desconocida por muchos. También tenemos la reciente ley 1811 de 2016 o ley probici, que dada su novedad y gracias a la Agencia Nacional de Seguridad Vial y algunas Secretarías de Movilidad se promovió en su momento, pero que se ha dejado, como muchas otras, enunciada sin que se dé expedito cumplimiento ni promoción. En este sentido, ponernos de acuerdo con la institucionalidad y poder apoyar con propuestas para campañas de promoción de leyes y acuerdos, en espacios indicados para ello y con los más afectados, peatones y ciclistas, es el llamado que hacemos.

Quitarle la bicicleta a alguien que no porta documentos no educa; es simple arbitrariedad y abuso de autoridad si previamente no se ha pactado, promocionado y definido una campaña para tal fin, que, entre otras, no se sabe cual es, si molestar a los usuarios o realmente ser efectivos en el control del tráfico de objetos robados y defender la vida de las personas que han sido o pudieran ser robadas. Por esto, no creemos que estas acciones contribuyan en la promoción de la bici, en la descongestión de la ciudad y en el real impacto frente a desestimular el robo de bicis y la compra de bicis robadas.

@rastabernar

2 thoughts on “Primera vez…

  1. Después de leer ésta interesante anotación… siento curiosidad de saber “CUANTAS” bici dejarían de circular en la ciudad, si el poderlas sacar dependiera de portar la factura o su tarjeta de propiedad.
    Y “CUANTAS” bicis legalmente adquiridas serían confiscadas por las autoridades.
    La respuesta no incentiva el uso de la bici en la ciudad …pues de mi parte la ciudad extrañaría dos bicis.
    Y sin duda muchos más podrían decir lo mismo.

  2. Excelente mensaje… Claro que estamos dispuestos a acatar la norma y todas las campañas que vayan en pro de la seguridad.

Comentarios cerrados